Para determinar las necesidades de las personas dependientes en el baño, así como los cuidados que requieren, es necesario responder a una serie de cuestiones. 

¿Cuál es el grado de dependencia del usuario? ¿Puede la persona con movilidad reducida trasladarse hasta el baño por sí misma?¿Es posible realizar los baños desde la cama? A continuación, detallamos las respuestas clave. ¡Empezamos!

¿Cuáles son las características y necesidades de las personas dependientes?

Las personas dependientes son aquellas que necesitan asistencia para realizar tareas rutinarias vitales y del día a día. Los ejemplos más claros los encontramos a la hora de vestirse o desvestirse, con la higiene personal, para alimentarse o cocinar e ir al baño, etc. 

Además, estas personas necesitan medios de transporte aptos para desplazarse. Esto significa que tanto las autoridades públicas como los entes privados tienen la responsabilidad de garantizar un tránsito seguro, ya sea removiendo los obstáculos de las calles, instalando rampas de acceso, diseñando sillas de ruedas, etc. 

También es imprescindible que las personas con movilidad reducida (PMR) cuenten con ayuda de profesionales, instalaciones y dispositivos que garanticen una mayor calidad de vida, ya sea desde centros sanitarios y sociales como en el propio hogar. 

Limpieza corporal: clave en la calidad de vida de las PMR

Los servicios de asistencia son especialmente importantes cuando hablamos del aseo, una actividad íntima que requiere diseñar previamente rutinas diarias en función de las necesidades específicas de cada persona. 

También es importante realizar una evaluación previa del grado de dependencia y una preparación del cuarto de aseo. En este sentido, es clave determinar y adquirir los medios técnicos y herramientas tecnológicas que el paciente necesita, como puede ser un elevador de inodoro eléctrico, puertas anchas y correderas o barras de apoyo antideslizantes. 

Por ejemplo, si la persona no puede desplazarse hasta el baño, el asistente debe tener a mano todos los elementos de aseo, como palangana, manoplas y emulsiones de aloe vera o glicerina, que no requieren agua ni aclarado. 

En cambio, si el paciente puede moverse hasta el baño, se han de extremar las precauciones en atención a evitar caídas. En este punto, se puede sustituir la bañera por una ducha, utilizar taburetes y asientos, etc. 

Por último, recordamos que en MIRAMOS POR TI nos avala una amplia experiencia en el sector de los cuidados a la dependencia, y estamos especializados en la comercialización de dispositivos electrónicos destinados a cubrir las necesidades de las personas dependientes en el baño. ¡Contacta con nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.